* Soluciones
 
- Webquest de Ortografía
- Tarea
- Proceso
- Recursos

* Soluciones
* Soluciones
 
Soluciones: Primer texto. (Faltas de ortografía)
Érase una vez un hombre que tenía hermosas casas en la ciudad y en el campo, vajilla de oro y plata, muebles forrados en finísimo brocado y carrozas todas doradas. Pero desgraciadamente, este hombre tenía la barba azul; esto le daba un aspecto tan feo y terrible que todas las mujeres y las jóvenes le arrancaban.

Una vecina suya, dama distinguida, tenía dos hijas hermosísimas. Él le pidió la mano de una de ellas, dejando a su elección cuál querría darle. Ninguna de las dos quería y se lo pasaban una a la otra, pues no podían resignarse a tener un marido con la barba azul. Pero lo que más les disgustaba era que ya se había casado varias veces y nadie sabia qué había pasado con esas mujeres.

Barba Azul, para conocerlas, las llevó con su madre y tres o cuatro de sus mejores amigas, y algunos jóvenes de la comarca, a una de sus casas de campo, donde permanecieron ocho días completos. El tiempo se les iba en paseos, cacerías, pesca, bailes, festines, meriendas y cenas; nadie dormía y se pasaban la noche entre bromas y diversiones. En fin, todo marchó tan bien que la menor de las jóvenes empezó a encontrar que el dueño de casa ya no tenía la barba tan azul y que era un hombre muy correcto.
Si quieres saber como continua el cuento, búscalo en tu biblioteca. Es el cuento de "Barba Azul" de Charles Perrault.
Soluciones: Segundo texto. (Tildes)
La Cenicienta.
Hubo una vez una joven muy bella que no tenía padres, sino madrastra, una viuda impertinente con dos hijas a cual más fea. Era ella quien hacía los trabajos más duros de la casa y como sus vestidos estaban siempre tan manchados de ceniza, todos la llamaban Cenicienta.

Un día el Rey de aquel país anunció que iba a dar una gran fiesta a la que invitaba a todas las jóvenes casaderas del reino.
- Tú Cenicienta, no irás -dijo la madrastra-. Te quedarás en casa fregando el suelo y preparando la cena para cuando volvamos.
Llegó el día del baile y Cenicienta apesadumbrada vio partir a sus hermanastras hacia el Palacio Real. Cuando se encontró sola en la cocina no pudo reprimir sus sollozos.

- ¿Por qué seré tan desgraciada? -exclamó-. De pronto se le apareció su Hada Madrina.

- No te preocupes -exclamó el Hada-. Tú también podrás ir al baile, pero con una condición, que cuando el reloj de Palacio dé las doce campanadas tendrás que regresar sin falta. Y tocándola con su varita mágica la transformó en una maravillosa joven.
La llegada de Cenicienta al Palacio causó honda admiración. Al entrar en la sala de baile, el Rey quedó tan prendado de su belleza que bailó con ella toda la noche. Sus hermanastras no la reconocieron y se preguntaban quién sería aquella joven.

En medio de tanta felicidad Cenicienta oyó sonar en el reloj de Palacio las doce.
- ¡Oh, Dios mío! ¡Tengo que irme! -exclamó.

Como una exhalación atravesó el salón y bajó la escalinata perdiendo en su huída un zapato, que el Rey recogió asombrado.

Para encontrar a la bella joven, el Rey ideó un plan. Se casaría con aquella que pudiera calzarse el zapato. Envió a sus heraldos a recorrer todo el Reino. Las doncellas se lo probaban en vano, pues no había ni una a quien le fuera bien el zapatito.

Al fin llegaron a casa de Cenicienta, y claro está que sus hermanastras no pudieron calzar el zapato, pero cuando se lo puso Cenicienta vieron con estupor que le estaba perfecto.

Y así sucedió que el Príncipe se casó con la joven y vivieron muy felices.
FIN
Soluciones: Tercer texto. (Corrige las "h")
Me gustas cuando callas porque estas como ausente y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma emerges de las cosas llenas del alma mía. Mariposa de ensueño, te pareces a mi alma y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas, y estás como distante y estas como quejándote, mariposa en arrullo Y me oyes desde lejos y mi voz no te alcanza: déjame que me calle en el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio claro como una lámpara, simple como un anillo. Eres como la noche callada y constelada. Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estas como ausente, distante y dolorosa como si hubieras muerto. Una palabra entonces, una sonrisa basta. Y estoy alegre, de que no sea cierto.
Soluciones: Cuarto texto (Completar b y v).
*Nosotros celebramos la victoria de nuestro equipo.
*En la época de los romanos abundaban los esclavos.
*No pongas el vaso sobre el mueble .
*Pablo trabaja en la oficina.
*Lucía llegó la octava en la carrera.
*Algunos niños son muy activos.
*Esta pregunta será decisiva para aprobar.
*La sentencia ha sido desfavorable.
*Nos gustan las canciones nuevas.
*Leí el relato de la niña invisible.
*¿Te van a nombrar delegado de curso?
*Jesús tiene que devolver el libro a la biblioteca.
*Si quieres conducir no debes beber.
*El jurado resolvió la competición.
*A Arturo le gusta cumplir con su deber .
*No es saludable beber demasiado.
*Este líquido no cabe en la botella.
*¿Sabremos resolver el problema?
*¿Volverá a llover en primavera?
*En el río suele haber truchas.
*En adviento nos hablaron mucho de Jesús.
*El azúcar se disuelve en el agua.
*Es atractivo el color blanco.
*El sacerdote absuelve los pecados en la confesión.
*Los soldados volvían rendidos de las maniobras.
*No me agrada esa blusa amarilla.
*Todos tenemos un ombligo.
*Este niño sabe mucho de volcanes.
*Los esclavos se compraban y vendían.
*Jesús llegó el octavo en la carrera.